El poder del albañil

Hola compañeros! Aunque este no es blog personal y lo que busco es poder hacer aportes a la comunidad con ideas o conceptos que he aprendido durante mi experiencia laboral y teórica, de vez en cuando me voy a tomar el lujo de escribir de una forma mas abierta y expresar pensamientos sobre nuestro oficio.

Así que ya aviso que esta entrada no va a ser del tipo “como replantear una escalera” o “como aprender a planificar obras“.

La dureza de la obra

El poder del albañil

La verdad es que la construcción es un sector duro, muy duro. Un sector que no es para todos, estoy seguro que todos los que trabajamos en el, hemos tenido temporadas malas y  días que estas deseando que acaben para meterte en la cama a dormir.

Yo hace años que “por suerte” ya no toco un pico o una pala ¡hasta se me fueron los cayos!, pero no por eso deja de ser un trabajo muy exigente.

Y ¿ a que viene la entrada entonces?

Bueno el caso es que el otro día en una visita de obra vi como un chaval que no tendría mas de 20 años estaba cargando unos “cuantos sacos” a pleno sol de verano. Eso me hizo recordar la época en que me tocaba estar de peón o albañil.

Es raro porque en apenas unos segundos que estuve pensando, me acorde de las horas que pase cargando sacos, picando hormigón, cambiando tubos de fecales con la peste que hacia, me acorde del frió que se pasa en invierno y del calor abrasador del verano.

Y es por culpa de esos 20 o 30 segundos que me he decidido a escribir esta entrada.

Que piensas cuando te toca pringar

Lo extraño es que las jornadas duras suelen ser las que mas rápido se pasan, pero sin embargo hay algunas que se hacen eternas…Esas si que son las peores, cuando ademas  de comerte la mierda del oficio, el tiempo no pasa y parece que el día no se acabe nunca.

Son esos los días que tienes que encontrar fuerzas de donde sean y motivos para sacar el trabajo adelante.

paleta picando

Uno de mis “trucos” es intentar hacer el trabajo con el mayor entusiasmo posible, como si fuera la cosa que mas me gustara hacer, de esta manera me da la sensación de que engaño a mi cabeza hasta que me lo creo y muchas veces me ayuda a que el tiempo se pase mas rápido o por lo menos afronto el trabajo de un mejor animo. Y si puedo alegrar a mis compañeros pues mucho mejor.

Otra cosa que suelo hacer cuando tengo delante de mi un trabajo que da la  sensación que nunca terminare es, primero pienso en la manera que sera mas rápida o fácil de terminar y una vez que empiezo, me pongo pequeños objetivos, sin pensar en toodo el trabajo que queda por hacer, porque poco a poco lo que parece imposible se va haciendo. (Imaginaros los trabajadores que hicieron la muralla de China).

Pero bueno dejando de lado mis “trucos”, “consejos” o “tonterías”.

¿Porque la entrada se llama el poder del albañil?

Después del discurso que he soltado lo que me gustaría es poner en valor la importancia de los albañiles, peones, encofradores y obreros en general, esos oficios que cuando eres un crió no sueles pensar que seras de mayor pero que sin embargo son de gran importancia.

Porque creo que son oficios que no tienen el “respeto social” que se merece, gente humilde que con el sudor de su frente cambia el mundo, lo transforma y CONSTRUYE.

Y nosotros, tu CONSTRUYES.

Y para construir es necesario pasar por los días difíciles, sin esas jornadas no es posible sentir la satisfacción de ver un trabajo bien hecho.

Aunque sea un sector difícil pensad que muchos de vuestros trabajo van a durar en el tiempo y que las horas y esfuerzos que estáis dedicándole vosotros hoy serán de ayuda a otros durante muchos meses o años a otros.

Aunque tengas la sensación de que no haces nada especial, piensa que gracias a personas como tu se han hecho, grandes puentes, edificios o castillos y es por el sudor de los obreros como tu que se han acabado y no solo por los arquitectos, ingenieros o empresarios que suelen ser los que quedan en el recuerdo.

puente

No creo que escriba muchas veces mas este tipo de entrada, pero quería decir lo que pienso y de paso quizás si estas en uno de esos jodidos días espero que te haya subido un poco la moral.

Bueno si te a gustado o no puedes ponermelo en los comentarios, si quieres puedes decirme que es lo que te ayuda a ti a tirar adelante o lo que pienses del “poder del albañil” si es un tonteria, en fin lo que quieras HASTA LA PROXIMA!

Si te gusto esta entrada, QUIZÁ también te interese:

 

 

¿Cuanto te ayude?
¡Dame energias!

6 comentarios en “El poder del albañil

  1. Si gracias x esta reflexion , desde Argentina . Algunas veces tenia reflexines asi , pero no sabia como expresarlo . Tambien me di cuenta , que hay personas que no valoran este oficio ,y a la vez nos tratan de ignorantes. Bueno un abrazo, y GRACIAS.

Deja un comentario